MI CORONEL, PATRICIA Y OTRAS HISTORIAS

Alojarse en un backpackers puede parecer estar en un gueto de extranjeros pero de vez en cuando va bien para oxigenarse y conocer gente. Aunque suelen ser un poco mas caros que los hoteles locales compensa porque suelen estar muy limpios y el ambiente es acogedor. Solo llegar al de Nairobi conocimos a Pablo, argentino, geógrafo y periodista de viajes. El flechazo fue instantáneo cuando contó que trabajaba para una revista de viajes que nos encanta y de hecho coleccionamos. Es mas, escribió sobre Irán, un viaje que hicimos después de leer esta revista. Es un tipo encantador, muy divertido y sobretodo una persona de la que aprender mucho. Le queda poco mundo por recorrer porque como dice, un geógrafo que no viaja es como un médico que no ha entrado nunca en un quirófano. Por supuesto le hemos entrevistado para nuestro proyecto. Pablo estaba con un par de chicos de El Salvador, militares en misión de paz en el nuevo Sudán del Sur pero tenían unos días de permiso y aprovechaban para viajar. Por fin hablábamos todos un mismo idioma!

Al día siguiente nos encontramos los cinco para desayunar y hacer una visita a Nairobi. Fue un día estupendo y nos reímos muchísimo. Arquímedes es coronel y Juan Luís capitán. Juan siempre llamaba a su compañero mi coronel, primero no entendíamos si era una manera de decirle colega pero no, a pesar de estar de vacaciones seguía llamándole mi coronel. Era la primera vez que viajaban por libre, en transporte local y alojándose en un backpackers. Y les gustó mucho. Pasamos por el parque Uhuru y subimos a la torre que nos cambió la vida…una torre emblemática que aparece dibujada en los billetes de 100. Un guía que trabajaba en este edificio nos convenció porque si subíamos veríamos Nairobi desde arriba que no es lo mismo que desde a bajo. Visto así cualquiera le dice que no. Para tener una vistaglobal de la ciudad es perfecto. Nos hicimos fotos con una familia de Keniatas, nos situamos y nos dirigimos al Parque Nacional de Nairobi.

Patricia

Nairobi tiene un parque nacional con leones, zebras, jirafas, búfalos…muy curioso porque entre las manadas de animales ves el skyline de la ciudad. No teníamos vehículo pero Patricia, una gran mujer vestida de uniforme, nos informó que había un bus del parque y que nos guardaba 5 asientos con ventana. Y se enamoró de Pablo. Pero lo que parecía una historia de amor verdadero resultó ser un amor por interés. Cuando acabamos el safari Patricia vino corriendo hacia el bus gritando su nombre, pero para pedirle 20 dólares! Suerte que el bus iba directo al centro y huimos de las garras de esta mujer. Sentimos no tener documentación gráfica de Patricia.

El parque no está mal pero en Kenia hay muchos otros lugares donde los safaris resultan mucho mas interesantes.

Defaranji a muzungu

Si en Etiopía éramos faranji (extranjero) aquí somos muzungu (blanco) pero el tono en como lo dicen es muy distinto. Los keniatas son encantadores, amables y muy simpáticos. Si no encuentras la estación de autobús alguien te acompaña, la gente te saluda por la calle, la mayoría de los precios están fijados y todo el mundo, mas o menos, habla inglés que facilita mucho las cosas. Se nota también que hay educación, casi todo el mundo ha ido a la escuela y a la universidad.

Simone viene del Congo y María la itinerante no sabe donde ir

Cuando estás a gusto en un sitio cuesta irse y en el backpackers se estaba de lujo, además íbamos conociendo a gente muy interesante y variopinta. Pablo apareció con un chico, Simone, todo un personaje. Trabajaba para Naciones Unidas en la República Democrática del Congo pero después de 3 años decidió no renovar el contrato y viajar. Se montó en un barco y pasó 44 días navegando por el río Congo y tiene mil historias que contar. Otra entrevista para nuestro proyecto! Esun tipo muy expresivo y apasionado cuando cuenta las cosas. Nos hemos reído mucho con él.

Simone nos presentó a María, una peregrina itinerante. Una mujer italiana ya mayor que iba andando por los sitios en función de lo que Dios le decía. Así caminó desde Italia hasta Jerusalén, hizo el camino de Santiago donde le robaron todo, Egipto, Etiopía…lleva 23 años peregrinando y sin dinero. Hablaba una mezcla de italiano, español, inglés…bien se podría llamar esperanto. No entendimos muy bien cual era su misión, si es que la tenía, porque cuando hablaba mezclaba historias, personas, idiomas…pero era encantadora.

Ya están aquí…

Los chinos hacen tratos comerciales con todo el mundo incluso con los que nadie quiere hacer negocios. Y en Kenia hay mucho mercado por explotar, como el de las carreteras. En Nairobi están construyendo los accesos a la ciudad y tiene pinta de obra faraónica. Esperemos que estas carreteras sirvan para descongestionar porque el tráfico es horrible. Aunque quizá estaría bien que se dedicaran a construir un tren o a poner de moda las bicicletas porque hay un verdadero problema con la contaminación. También están construyendo carreteras en otros pueblos y ciudades donde no hay asfalto. La maquinaria y los camiones son de China, como los jefes. Los trabajadores pero, son locales.

Zapatos, ropa, motos y bicis, utensilios varios “made in China” por todo el país.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: