LA VACA QUE BUSCA CARICIAS

 

En Pushkar hay una vaca que deambula por las calles buscando caricias. Es de color marrón, bastante peluda y no muy grande. Te acerca el hocico y luego la frente para que se la acaricies, tal cual haría un perro. Parece que las vacas han adquirido algunas costumbres de los perros y viceversa. Es muy curioso.

Pushkar tiene un lago sagrado y es una ciudad de peregrinaje hindú. No sabemos si es por el tema de la espiritualidad pero es un lugar donde quieres quedarte, pasar unos días. Es pequeña y muy turística, repleta de tiendas de ropa, complementos, joyas y demás pero curiosamente no es agobiante. Seguramente será porque casi no hay trafico! Dentro de la ciudad apenas corren unas pocas motos y por la noche reina el silencio.

En el lago cada día hay devotos que se bañan o se mojan con el agua sagrada. Es interesante ver el ritual. También hay sacerdotes que recitan oraciones a cada visitante que entra en los “ghats”, eso si, pagando una buena suma dependiendo de cuantos miembros tenga tu familia. No es obligatorio pasar por ellos. El atardecer es especialmente bonito en el lago.

Nos alojamos en “Poonam Guest House”, la que nos habían recomendado Desi y Pedro. Limpia, agua caliente y una terraza estupenda con colchones y cojines en el suelo para pasar el rato. Y Wifi con una buena conexión!! Conocimos a Jordi, viajero y fotoperiodista catalán. Era su tercera vez en Pushkar así que tuvimos un guía de excepción: nos llevó a comer thalis, momos tibetanos, pasteles caseros y zumos naturales. Y nosotros le invitamos a ver el Barça-Madrid (Copa del Rey). Tuvimos que esperar hasta las 2:30 de la madrugada! Teniendo en cuenta que como tarde a las 23h estamos en la cama, aguantar hasta tan tarde no es fácil. Pero lo logramos! Y sufrimos! Que partido…”mi equipo casi siempre gana…”

Jordi tenía previsto viajar durante dos años pero una repentina boda a la que no puede faltar le ha hecho cambiar los planes. Es un tipo muy interesante y encantador. Una vez mas, que pena no poder coincidir mas días…aunque quizás también nos encontremos en Tailandia!

 

Y un día apareció Virginia, una zaragozana que vive en Ibiza y es la primera vez que viaja sola, muy valiente. Enseguida hicimos migas y los 4 salimos a cenar. Oímos una música, nos acercamos…unas mujeres bailando al son de los tambores. Virginia, que es muy de la farándula, se apuntó a bailar. Luego la procesión de gente seguía y se iba parando delante de algunas casas para bailar. Y ya eran as 9 de la noche! Al día siguiente vimos una de las muchas celebraciones que hay antes de una boda, música en la calle, mujeres bailando luciendo sus mejores galas…Son 5 días de celebraciones porque uno se casa solamente una vez en la vida.

Y a nosotros nos han quedado muchas ganas de volver a esta pequeña ciudad a disfrutar de buena compañía, de la puesta de sol, de la tranquilidad…

En Pushkar, por eso de ser sagrada, no se puede comer carne ni beber alcohol ni tomar drogas. Adivináis cual es la cosa que realmente no se puede hacer? Efectivamente, comer carne. En algunos bares venden cerveza y se consigue bang (marihuana) con facilidad. De hecho se preparan pasteles y lassis de bang.

Cosas prácticas: Desde Jodhpur cogimos un bus bastante cutre hasta Ajmer por 350 rupias cada uno (5horas). De ahí un rickshaw hasta una calle donde paran autobuses (o se puede ir a la estación) y se coge uno hasta Pushkar (30 minutos, 12 rupias por persona).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: