NO HEMOS VISTO EL TAJ MAHAL, Y QUE?!

Pues no, no lo hemos visto, no tenemos la foto de rigor y no nos da ninguna pena. Ya la primera vez en India no fuimos porque estuvimos por el sur y al llegar a Delhi nos dio pereza. Y esta vez por tiempo, preferimos ganar un día y estar mas tranquilos en Varanasi y llegar a Calcuta relajados.

Si, ya sabemos que es una maravilla del mundo, que se tiene que ver, que cuando vas a volver para visitarlo…pues volver, volveremos a India seguro y quizás entonces nos acercamos a Agra.

Son cosas que pasan, los imprevistos suceden y no hay que hacerse mala sangre. Lo que si nos sabe mal es no poder ir a  Darjeeling a ver las montañas.

Lógica India 2a parte

Qué pasa si te cuelas en el metro? Que te ponen una multa de 50 rupias (0,80€). Y si un hombre entra en el vagón de mujeres? La multa asciende a 250 rupias (4€). Y es mas caro vender artículos prohibidos (que no sabemos muy bien a que se refiere) que viajar en el techo del metro. Escupir también sale caro, unas 200 rupias (3,2€) y un poco menos empujar a los que entran o salen del vagón. Estas dos últimas medidas son de agradecer, aunque los empujones se continúan produciendo y los de seguridad, aunque no paran de tocar el silbato, no hacen nada al respecto.

Por cierto, el metro funciona estupendamente.

Delhi-rando

En el bus infernal de Pushkar a Delhi conocimos una pareja de catalanes que acaban de empezar su viaje, mínimo un año pero con idea de encontrar un sitio para establecerse al menos un tiempo. Ya habían estado en Delhi y volvían para coger un tren a las montañas, así que les guardamos las mochilas en nuestra habitación y nos llevaron a desayunar a un sitio buenísimo, un puesto callejero que de buena mañana preparan unas legumbres con patatas y poori, una especie de chapati pero hinchado. Mmmm…nos encantó y además barato. Nos explicaron donde comer unas samosas deliciosas cerca del mercado y pasta recién hecha que cocina un hombre en un tenderete. Lo probamos todo! Gracias Abi y Heili! Con un poco de suerte nos encontraremos en Tailandia.

La zona de Pajarganj es donde se encuentran todas las “guest house” económicas (hay que negociar), miles de tiendas de ropa, joyas y demás, bares y restaurantes y claro, todos los turistas. Es bastante agobiante porque es un verdadero caos de gente, coches, motos y rickshaws cuando no te encuentras con una banda de música que colapsa la calle. Ser peatón no es nada fácil, hay que caminar siempre en fila india (de ahí viene!) y confiar en no ser pisado, atropellado o en el peor de los casos escupido.

Pasamos por Connaught place, una zona comercial que es una redonda inmensa con muchas tiendas, siempre las mismas que se van repitiendo. Pero hay una pastelería que tiene una pinta deliciosa. Había cola y al final no entramos, pero claramente era lo mejor del lugar.

Y también caminamos hasta la maravillosa zona de las embajadas, que aunque en el mapa parece un lugar no demasiado grande, en realidad es gigante con unas avenidas kilométricas. Pasamos por la President’s house (o algo así) y varios edificios oficiales, y curiosamente hay poco tráfico.

De tanto pensar y gestionar temas burocráticos no pudimos hacer la ruta de galerías prevista, una pena, y tampoco hacer fotos de la ciudad…ni la de la habitación! Y no fuimos al museo de los lavabos que tanta ilusión nos hacía. Otra vez será.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: