PACÍFICO Y SIN SURF

Nuestro plan inicial era subir el Volcán Santa Ana pero al final nos decantamos por la playa, que ya llevamos demasiados días de fresco y lluvia. Nos recomendaron Los Cóbanos, a unos 45 minutos de Sonsonate. Es un lugar extraño. Hay unos cuantos restaurantes a primera línea de mar, algunos literalmente dentro del agua, y unos pocos alojamientos. Es muy tranquilo, tanto que por la noche no fue fácil encontrar cena. Suponemos que es temporada baja…Dormimos en el hostal de un amigo de Álex a solo unos pasos del mar. Y es de esas playas donde por la tarde la marea baja y baja hasta que por la noche el agua está muy lejos y por la mañana la marea vuelve a subir. En esta parte el mar está mas tranquilo que en el resto de la costa porque las rocas rompen las olas así que no sería una playa para practicar surf.

 

Una noche nos despertó una fuerte tormenta, viento, agua, las palmeras de aquí para allá…la verdad es que pensamos que venía un huracán, que ya es lo último que nos faltaba. Pero por la tranquilidad que llevaban los dueños enseguida vimos que no había de qué preocuparse. Estuvimos en el rodaje de un videoclip, mirando a las chicas en bikini y a los chicos estupendos. Y nos metimos una comilona de las que hacen historia. Soñábamos con pescado y no nos cortamos un pelo: cazuela de mariscos y calamares rellenos de camarón y pescado. Uaauuu!!Todo bien fresquito…y en plena digestión cogimos el bus a San Salvador. Mañana nos vamos a Honduras.

 

No le hemos dado una oportunidad a la capital, lo sabemos, pero ahora ya el tiempo corre en contra y hay que sacrificar cosas. Lo que mas mal nos sabe es no haber visto a “Los Coroneles”, los militares salvadoreños en misión humanitaria en Sudán del Sur que conocimos en Nairobi (http://adondeiremosaparar.com/2011/10/28/mi-coronel-patricia-y-otras-historias/) , pero estaban en su unidad la semana que pasamos por el país…

 

Llegamos a San Salvador por la tarde y solo vimos la zona del Boulevar de los Héroes, una gran avenida con cadenas de restaurantes, centros comerciales y bancos…y por aquí nos alojamos. Y nos despedimos con muchas ganas de volver, El Salvador nos ha sorprendido gratamente sobretodo su gente. No solo son encantadores y amables sino también agradecidos. Todo han sido facilidades, preguntas por una dirección y te dedican el tiempo que haga falta; te dan la bienvenida, saludan y te hacen sentir muy cómodo. Por eso les damos un fuerte aplauso!!! Plas Plas Plas (este es el sonido del aplauso).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: