EXPLOSIÓN COLONIAL

 

Teníamos dudas sobre Granada, nos habían comentado que se parecía mucho a Antigua (Guatemala), ciudad bonita, colonial pero llena de turistas y “expats” y con precios elevados, por eso preferimos alojarnos en Catarina a solo media hora en bus. Pero nos sorprendió gratamente, la ciudad de Granada es muy bonita y no sabemos si fue casualidad pero no había demasiada gente, estaba a medio gas (es sábado por la mañana).

 

Paseamos por el parque, callejeamos y entramos en varias iglesias. Los nicaragüenses son muy religiosos, como en todo centro américa, y lo expresan públicamente. Y hay iglesias, templos de dios, evangelistas, testigos de jehová y un sin fin de ramificaciones, facciones y matices en todas partes. En el centro de la ciudad las iglesias son bonitas y están todas restauradas, alguna nos sorprendió por sus decoraciones en el interior de cartón piedra. Y en Granada, como en otras muchas ciudades de centro américa, las ventanas y puertas de casas y comercios están protegidas por rejas de hierro y alambres. Dicen que cuando el río suena…pero nosotros no percibimos ni peligro ni inseguridad.

A nuestro parecer Granada es mas bonita que Antigua.

 

En el mercado la actividad es frenética, frutas, verduras, artilugios varios, gente gritando…aquí, la vida, es siempre interesantísima. Nos encontramos con

un señor que habíamos conocido en el autobús. Nos había hecho un repaso por la historia de España desde la Guerra Civil, habló un poco de Europa y también de las familias ricas de Nicaragua. Era encantador y le preguntamos donde podíamos comer. Nos llevó dentro del mercado a un comedor de solo una mesa al que llevaba viniendo desde hacía 30 años! Comimos juntos y nos confesó que se sentía un poco solo, que de joven había parrandeado mucho y lo de casarse ni se le pasaba por la cabeza, pero ahora se arrepentía y buscaba una mujer. Desde aquí le deseamos mucha suerte!

  

Hicimos la digestión en el Museo de Cerámica pre colombina, caminamos hasta la Fortaleza de la Pólvora pero llegamos tarde y antes de irnos paseamos por el cementerio. Y que cementerio! Está claro que Granada vivió años de esplendor: estatuas, mausoleos, reproducciones de catedrales…y todo de mármol!

El último autobús nos dejó en casa y esa noche comentamos la jugada mientras tomábamos unos roncitos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: