DESMEMORIAS DE AFRICA

Namibia,Africa,  desierto Namib 1 Namibia, Kaokland, Himba, viaje en coche baobab

Es cierto. Todo es absolutamente cierto: África engancha, enamora, te deja sin aliento. Los cielos mas hermosos los hemos visto aquí y también los paisajes mas asombrosos. El verano de 2004 alquilamos un coche y recorrimos parte de Suráfrica, Namibia, Botswana y entramos a Zambia para ver las Cataratas Victoria. Y todo fue fácil.

Cabo Buena Esperanza, Sudafrica, viaje en coche Cabo Buena Esperanza, Sudafrica, viaje en coche Cabo buena esperanza, surafrica

El punto de partida es Cape Town, una ciudad con algo especial donde apetece estar. En el Cabo de Buena Esperanza uno cree que ha llegado al fin del mundo, ahí en esa punta donde el océano es el amo y señor del lugar. Probamos vinos surafricanos en una zona llena de viñedos y poco a poco tiramos arriba para cruzar a Namibia. Es importante tener en cuenta el clima, nuestro verano es su invierno y hace frío, mucho frío. Y como viajeros todavía un poco novatos no llevábamos demasiada ropa de abrigo. Por no hablar del equipo de camping que traíamos…(se notaba que lo del camping no era precisamente una actividad que realizáramos con frecuencia por aquel entonces). La tienda vieja y complicada, sacos también viejos, solo una ollita para cocinar…pero no os podéis ni imaginar lo bien que lo pasamos y la sensación de aventura que teníamos. Hay que decir que las zonas de acampada tanto en Sudáfrica como en el resto de países de la ruta son una maravilla: parcelas cómodas y espaciosas, seguros, baños limpios…vaya, todo lo contrario a los campings que conocíamos. Lo importante es llegar antes de la caída del sol porque luz no hay y sobretodo ir recogiendo leña por el camino para la fogata. Sabías que la caca de elefante quema muy bien? Un día no teníamos como encender el fuego, no prendía de ninguna de las maneras y Ramon, que es muy apañado y sabe un poco de todo, me mandó (a mi, Marta) a buscar caquitas de elefante. En realidad hay que calificarlas como cacotas.

Namibia, viaje en coche Namibia, Kolmanskop, pueblo fantasma, viaje en coche Namibia, Kaokland, Himba

Pero vamos a Namibia. En realidad solo debería decir: HAY QUE IR A NAMIBIA! Espectacular, maravilloso, país enorme poco habitado, carreteras de tierra infinitas, desierto, sabana, océano, dunas que se funden en el mar, que se comen los pueblos, paisajes verdes y animales. Volvería mañana mismo.

Montados en nuestro Toyota Corolla y con alguna derrapada que otra llegamos al Fish River Canyon, un cañón que te deja sin palabras. Y caminamos por Kolmasnkop, un pueblo reinado por las dunas del desierto. La arena fue ganando terreno hasta que expulsó a sus habitantes. Cuando fuimos había zonas de paso restringido, se buscaban diamantes. Subimos a la rojiza Duna 45 de 300 metros en el Desierto del Namib y caminamos y caminamos…nos fascinan los desiertos. En la Costa de los Esqueletos vimos restos de barcos, de ballenas y fuimos en busca de leones marinos y focas en Cape Cross. No sé como nos lo montamos pero no fuimos al mirador y nos acercamos tanto, tanto, que daba hasta miedo. Y las olías y sentías…y después de semejante espectáculo hacia Kaokland donde viven la tribu de los Himba. Era la primera vez que veía una tribu como esta. Estamos en África dios mío! Las mujeres lucen una piel de arcilla, tersa, preciosa y un peinado muy característico. Están por ahí, en el pueblo, en el mercado haciendo sus cosas. Una mujer nos llevó a un poblado pero no nos gustó el plan, toda la tribu dispuesta a dejarse fotografiar a cambio de algunos dólares. Un show para los turistas, a nuestro parecer, un poco lamentable. Volvimos al pueblo, donde no se sienten tan acosados y nosotros mas tranquilos. Uau! Hemos visto los Himba. Y después al parque Etosha y su festival animal: elefantes, jirafas, leones, ñus…Una rueda del coche salió volando y tuvimos que parar una noche en un pueblo esperando que nos repararan el problema.

Delta Okabango, Botswana, Africa Botswana, Africa Zambia, Victoria Falls

Bordeando Angola llegamos a Botswana y al gran Delta del Okavango. De verdad que estábamos en éxtasis. Cuando pensabas que ya lo habías visto todo todavía había algo que te sorprendía mas y mas. Acampamos cerquita del agua donde se escuchaban los juegos nocturnos de los hipopótamos. Y navegamos en canoa con la boca abierta. El coche se nos atascó en un camino de arena blanda y ni para atrás ni para adelante, muertos de la risa probamos con un palo en las ruedas pero sin resultado. Al final una sonrisa y unos dólares después teníamos el coche encaminado de nuevo. Visitamos Moremi Game Reserve y cruzamos a Zambia para ver las míticas Cataratas Victoria. Son enormes. Tuvimos que meter el coche en un ferry donde los camiones llegaban a esperar semanas para poder entrar, eso sí era la ley de la selva. Volvimos a Botswana con la idea de entrar en el desierto del Kalahari y ver los bosquimanos. Pero por primera vez en todo el viaje nos prohibieron la entrada por no llevar un todoterreno. No hubo manera. O alquilabas un 4×4 o contratabas excursión y a esas alturas nuestros números estaban algo rojos. Una pena, pero si no se puede pues no se puede. Llegamos a la capital y poco a poco volvimos a Suráfrica, a Johannesburgo. Otra vez la inexperiencia nos hizo prescindir de esta ciudad. Decían entonces que era el lugar mas peligroso del mundo y nos lo creímos. Hoy hubiéramos dado una vuelta tranquilamente. Así que 10000 km después devolvimos el coche, pasamos una noche y esperamos nuestro vuelo en un casino cerca del aeropuerto, un espectáculo de otro tipo de animales.

Namibia Africa 4 namibia Surafrica, viaje en coche

Esta parte de África es maravillosa, fácil y segura. A parte del Kalahari, pudimos llegar donde quisimos con un turismo normal, aunque no negaremos que algún sustillo nos llevamos (derrapadas, giros de 360º después de un frenazo) pero 100% recomendable. No fue un viaje de lo mas económico a pesar de ir de camping y nunca dormir dentro de los parques, los alojamientos y zonas de acampada mejor cogerlas a unos pocos km. Pero son detalles sin importancia, lo que vimos y vivimos no tiene precio.

Y volvimos a casa en éxtasis, habíamos estado en África! Solos! En coche! No hay ningún lugar como África. Ahora mismo el corazón me va a mil por hora solo de recordar el viaje. Y se me empañan un poquito los ojos.

Y por supuesto volvimos al continente. Y volveremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: