OBJETOS

IMG_6147

En todo viaje siempre hay unos objetos que se hacen imprescindibles para la vida diaria.

Nuestro ranking lo encabeza sin duda alguna la “leatherman”, una multiusos estupenda que muy amablemente nos regalaron nuestros amigos. Con ella hemos cortado, clavado, perforado, serrado y un sinfín de cosas mas.

El frontal también a sido un objeto muy utilizado debido a la escasez de luz en innumerables sitios. Se crea una atmósfera emocionante y misteriosa que te hace gozar mucho mas de la lectura, a la vez que te provoca cierto pavor a la hora de ir al baño.

El ordenador ha sido un gran compañero. Era la primera vez que nos llevábamos uno de viaje y aunque puede parecer que se pierde un poco de romanticismo, es en realidad de gran utilidad. Textos, fotos, llamadas a la familia y muchas películas.

Y otro aparato imprescindible es el reproductor de música que ha hecho que los viajes eternos y sin fin fueran mas amenos. Aunque a decir verdad, Ramon lo utilizaba mucho mas que Marta, ella es mas de hablar con la gente…

Durante el viaje descubrimos otro artilugio que se convirtió en el pan nuestro de cada día: la resistencia! Pequeño y fácil de usar, por fin cada mañana desayuno caliente con café o te. Y a quien no le apetece una sopa de noodles por la noche? Imprescindible en cualquier mochila.

Unos tanto y otros tan poco, eso es lo que le pasó al botiquín, que apenas lo abrimos. Algún paracetamol y algún antiestamínico pero nada mas. Al final los medicamentos es lo que menos se usa aunque siempre hay que cargar con ellos. Pero hay que recordad que en la mayoría de sitios es fácil encontrar medicinas básicas, las farmacias existen.

OBJETOS PERDIDOS

Hemos sufrido algunas pérdidas que se podrían calificar desde el despiste hasta el robo por distracción.

El libro de Saramago Ensayo sobre la ceguera se quedó en el asiento de atrás de un minibús en Addis Abeba, Etiopía. Debería haber estado en la bolsa pero lo cargábamos en la mano. Mal!

La camiseta que usaba Marta para dormir desapareció misteriosamente después de llevar la ropa a la lavandería del hotel de Marsabit, Kenia.

Una de las grandes pérdidas fue la linterna que nos regalaron nuestros amigos. Fue usada una noche en Ndali Lodge, Uganda, y al día siguiente…no estaba! Miramos en todas partes pero se esfumó como por arte de magia.

Otro caso sin resolver es la desaparición de la pulsera mursi de Ramon que compramos en Jinka, Etiopía. Todo sucedió en lo alto del volcán Nyaragongo en Congo…ahora la lleva puesta…ahora no…

La pérdida mas sonada fue la de la cámara pequeña. Nos quedamos sin nuestro pequeño tesoro por tontos. Hay quien dice que sucedió porque nos habíamos relajado pero lo cierto es que fue un estúpido despiste. Así que alguien está ahora haciendo unas fotos estupendas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: