RUINAS MAYAS EN LA SELVA: PALENQUE

 

En medio de la selva se alzan las ruinas de Palenque y estas sí vale la pena visitarlas. Los edificios están bien conservados y en la mayoría se puede entrar, escalar y merodear en su interior. Nos enamoramos enseguida de este mágico lugar. Pronto por la mañana llegamos a las ruinas y entre foto y foto nos pegamos a algún guía para ver que se comenta. Hay unos 500 edificios excavados repartidos en unos 15 km2! La mayoría de guías hacían hincapié en los baños del palacio, separados por sexos y contaban como se lo montaban para estar de cuclillas y no cansarse. Y así recorrimos el Palacio, contemplamos el Templo de las Inscripciones (no se puede entrar), visitamos el conjunto de las Cruces formado por 3 templos, el Juego de la Pelota…Y alejados del complejo principal, rodeados de bosque, se encuentran otros grupos de edificios mucho mas aislados y con poco visitante. Y para finalizar la visita nos vamos al museo, un poco de aire acondicionado nos irá bien y así vemos todos los objetos y artilugios que se han ido encontrando. Hay verdaderas maravillas , máscaras, inciensarios y la tumba del Rey Maya Pakal.

  

Nos alojamos en El Panchán, un pequeño complejo de hostales en la selva con habitaciones, cabañas y espacio para acampar a medio camino entre Palenque Town y las ruinas. Solo hay dos restaurantes y aunque con precios mas elevados, vale la pena quedarse aquí porque el pueblo de Palenque es realmente espantoso.

María

Siempre nos había preocupado el tema de tener hijos y seguir viajando. Se puede? Pero viajar de mochilero a los países que todavía tenemos en la lista? Pues sí, claro que se puede. María viajaba durante meses con su compañero y 3 hijos pequeños y hasta vivieron un año en la India. Nos fascinó su historia: trabajaban de freelance elaborando reportajes y fotos y los niños estudiaban a distancia. Problema? Ninguno. Todos querían viajar y estar juntos y no son cosas incompatibles.

Nos conocimos en medio de una tormenta al llegar a Palenque con el bus nocturno desde Mérida. Compartimos taxi y tomamos un café mientras esperamos a que El Panchán despierte, es muy temprano. Y enseguida conectamos. Recorrimos parte de las ruinas juntos, cenamos, charlamos, reímos…y la entrevistamos. Quedamos en vernos en San Cristóbal antes de despedirnos definitivamente, María se va a bucear y nosotros a Guatemala.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: